Crónica de la IV Exposición 2009

¡Gooooooooool!, ¡goooooooool!, ¿cómo ha terminado el partido?, me faltó preguntar. La verdad es que me hallaba en otro mundo, el bar estaba hasta la bola, pero yo, sin darme cuenta, estaba en otro lado, en vez de goles veía Jiennenses volar, intentaba, sobre todo, recordar el vuelo de “la del cuello largo”.

Esto que me pasa será pasión u obsesión, el tiempo me lo dirá. ¿Nos vamos?, me dice mi mujer, vaya partido, le digo, vamos, por decir algo. Salimos del bar y continuamos la fiesta, era la de nuestro pueblo, Píñar, siempre nos coincide con la entrega de premios del CIBJ.

La fiesta, para mí, comenzó temprano. Como siempre a las ocho de la mañana Antonio y yo estábamos de camino a Jaén.
Habíamos quedado con los de La higuera en la puerta del triunfador, un año más, del concurso de vuelo, trabajo y belleza del Jiennense, organizado por nuestro Club Internacional.

Llegamos prontito, ellos, aún no lo habían hecho. Antes de tomarnos un rápido desayuno saludamos a Juan José Montero. Mientras hacía unas rápidas compras, nosotros nos tomamos un café.
Cuando volvimos ya estaban allí los hermanos Paco y Juan Carlos Gutiérrez. Tras los saludos nos comenta nuestro anfitrión que está hecho polvo, pues se ha desprendido de un animal inmejorable, nos habla de la puntuación que podría haber obtenido de haber concursado, no obstante, nos termina diciendo que quién se le ha llevado ha sido un amigo.

Bueno, que se echa la hora encima, veamos que tienes por ahí. En el breve espacio de tiempo que estuvimos viendo palomas despuntó, sobre todo, un pichón que rondaría los tres meses, que porte, que radio de acción más impresionante, seguro que llega a ser un campeón.

csc_0169

Hacer fotos y disfrutar con el vuelo de los palomos es un tanto difícil. Disfruté, sin embargo, cuando las vi en mi casa. Acto seguido nos dirigimos, todos, al lugar de encuentro. Esta vez y gracias a la deferencia de D. Antonio Montijano Serrano, todo fue un gran éxito. Por tanto, desde aquí y en el convencimiento de que todos estaréis de acuerdo, doy las gracias a este caballero que con su actuación ha hecho que el Club sea más grande que ayer. Gracias.
Allí estaban, en el centro, los preciosos trofeos, había tres modelos, uno de color bronce, majestuoso, otro de color blanco y otro de color negro, estos un poco más pequeños, también preciosos.

Adornaba el evento, el cartel de este año, por cierto, una pasada, se trata del palomo que ganó el año pasado en pichones y este año en adultos. Felicidades a su propietario D. José Campaña Melero y también felicidades a ti “Pepe de Montejícar” por el trofeo que has conseguido a la mejor foto en el foro de Alonso.

Todo eran saludos y parabienes. Antonio y yo no esperábamos saludar a un amigo común, a Paco de Torroella de Montgri. Hace tiempo que lo conocemos, nos ha visitado en Píñar y tiene una afición a prueba de bombas, este señor, oriundo de Torres de Albánchez, pueblo de Jaén, ha venido expresamente de la provincia de Gerona para departir con los amigos palomeros. Paco eres cojonudo, si yo llegara a tu edad quisiera encontrarme como tú, no sé los años que tendrás, si ochenta o más, llevar la afición como tú la llevas es digno de admiración.

Esta vez teníamos pensado quedarnos hasta el final y así lo hicimos. Las disquisiciones palomeras no paraban. Después de saludar a algún que otro compañero palomero, Paco Espínola, Nono Sánchez Blanco (Palomar los Laureles), Jose de Banalua, tuvimos el placer de hablar con una persona, que utilizando una expresión ajena a la colombicultura, de haber sido cirujano estaría operando en el hospital más importante de nuestro planeta, el señor que en la revista número tres era ensalzado como uno de los más grandes, me estoy refiriendo, como no, a D. Francisco Ruíz Cortés, el que criara “ El de la chimenea” y “ El Tímido”. Fue un lujo oírte.
Tuve ocasión de saludar, a la vez que felicitar, igualmente, a los señores de Jodar, ellos también probaron el delicioso néctar de la victoria. Felicidades.

Se echó de menos a algún que otro palomero como a Juan María, a Manolo, el de Villamartín, que últimamente se deja ver poco por el foro de Alonso. Esperemos verlos, por lo menos si no antes, a final de año.
Cada vez había más y más gente.

Llegó el tan esperado momento de la entrega de premios. Algún que otro palomero necesitó ayuda para realizar el transporte de tan maravillosos trofeos. Después de que irrumpieran los flases de las digitales para inmortalizar el evento, comenzamos, todos, a tomar posiciones para calmar el apetito.
El del jamón, como siempre, soberbio y la señorita que escanciaba con tanto talento el fino, superior.
Ya casi al final y después de haber hablado y hablado, con unos y otros de Jiennenses y haber saludado a Eusebio, tuve la ocasión, igualmente, de saludar y felicitar al señor Andrés, el de Salamanca, según el Maestro te llevas un maravilloso ejemplar, que la disfrutes y que tengas tanta suerte como la que todos nos deseamos.

En torno a las tres de la tarde salimos en dirección a Píñar.
Esta vez con quién conversamos durante más tiempo junto al queso y al jamón fue con el amigo Paco de Torroella, impresionante su fuerza y afición teniendo los años que tiene.
Antes de llegar disfrutaba con solo pensar lo pronto que volveré a visitar esa maravillosa tierra que es Jaén.

Dedicado al amigo Paco de Torroella de Montgri
Enviado por: Jose Antonio Zaldívar Martínez